domingo, 4 de agosto de 2013

II

Refugiados en aquella habitación dónde el mundo exterior no existía, se devoraban a besos en el medio de la oscuridad, buscando mayor contacto, embriagados con la maravillosa sensación de libertad que les otorgaba el estar juntos y alejados de todo.

En ese momento no importaba otra cosa que no sea deshacerse prenda a prenda de lo único que separaba sus pieles. Y es que el calor de sus cuerpos juntos, era lo más cerca a tocar el cielo con las manos. A pesar de los años, del tiempo que transcurría inclemente, cuando hacían el amor desaparecía toda presión que hubiesen podido sentir. En cambio era reemplazada por la certeza de que su amor era más fuerte que una pelea o promesas que no pretendían cumplir dichas en un momento de felicidad. Su amor era por mucho lo más real que tenían y tendrían por el resto de sus vidas.

Su amor no necesitaba palabras. No las necesitaría jamás cuando con una sola mirada eran capaces de decir tantas cosas. “Te amo” era algo que iba impregnado en todos sus actos, en la forma en la que se tomaban de la mano, la lentitud justa en sus besos y la sonrisa automática en sus labios cada vez que pensaban en el otro.

Jaejoong dejo caer su cabeza a un lado, suspirando con los ojos apretados. Las manos de su amante acariciaban cada centímetro de su cuerpo, dibujando formas imaginarias con la yema de los dedos y creando otra vez un recorrido que por supuesto sabía de memoria, a base de largas noches en las que no encontraban forma más precisa de comunicarse que cubrir mutuamente sus cuerpos de besos.

- Mhm – se quejó con un quedo gemido al sentir los labios de Changmin justo arriba de su ombligo.

El más alto sonrió contra su piel, sabiendo que aquel era un punto muy sensible en el cuerpo del otro. Continuó su camino directo hasta el cuello deteniéndose unos cuantos segundos para respirar el aroma de la esencia a sándalo y menta impregnado allí. Adoraba como el perfume se mezclaba con una leve fragancia a jabón y el sudor del momento. Le traía recuerdos de esos momentos abrazados después de hacer el amor, hablando de todo y de nada a la vez, compartiendo sus secretos y sus miedos, lo que no eran capaces de contarle a nadie más.

- Me fascinan tus lunares - Changmin oyó la suave risa de Jaejoong y rió a su vez, respirando muy cerca de su oreja. - ¿Crees que pueda contarlos todos?

Su amante estiro los brazos, rodeándolo con ellos para acercarlo y disfrutar de sus labios. Había algo realmente adictivo en la forma en cómo cuando se besaban el corazón le latía con tanta fuerza que casi podía oírlo. Era como una bocanada de aire en medio de un mundo lleno de cosas 
capaces de ahogarte.

- Tienes el resto de nuestras vidas para contarlos – fue su respuesta al separarse por un minuto para tomar aire - ¿Crees que será suficiente?  

6 comentarios:

  1. Ohhh, me encanta! Adoro su relacion tan llena de peleas pero a la vez de ese amor que solo las personas que odian de verdad pueden llegar a sentir ♥ Sigue escribiendo cosas tan lindas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ♥ *w* seguire escribiendo, denme amor! ♥

      Eliminar
  2. jhdskjhkjdhkshfjkhskjhfjs -se murio- klhsjshjkdhskjfhjkhfkjahjkfhkjsfhjfkhjkf no volveré a ver los lunares de la misma forma <3 lkdkjfjskf hermoso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HAHAHAHA, quien no quiere contarle los lunares al alien?

      Eliminar
  3. Aunque ya sabes mi opinión, se me hacía un sacrilegio no dejar coment jajajaja
    Sabes que adoro lo de los Drabbels, por favor sigue escribiendo, no me dejes muriendo mucho tiempo ♥ adoro cómo escribes... y.... también adoro el punto sensible de Jaejoong ahjsdghjg -se va por ahí a controlar su sangrado nasal-

    ResponderEliminar
  4. Por que no habia leido este drablee ? Fue tan hay no se hermoso ♥ me puso chinita la piel. Como amo a estos dos y gracias por escribir tan lindo pequeña cuidate. Nos leemos en otro bye bye

    ResponderEliminar